Destino en desarrollo

EL deseo es la puerta del destino.

 

Confianza y fuerza le abren paso,

la alegría lo hidrata

y la tristeza le da el dulzor.

 

El desapego termina de transformarlo en una fruta

que todos podemos disfrutar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *